SCROLL

El Reglamento General de Protección de datos incorpora la figura del Delegado de Protección de Datos que es la persona encargada de asesorar al Responsable del Tratamiento, supervisar el cumplimiento normativo y servirá como punto de contacto con la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

Contar con esta figura en la organización solo es obligatorio cuando se traten datos sensibles a gran escala y cuando se produzca observación habitual y sistemática de interesados a gran escala.

El delegado puede ser interno a la organización o contratado externamente. Debe poseer conocimientos en Derecho y práctica en protección de datos o estar certificado como DPO por una entidad acreditada y reconocida por la Agencia Española de Protección de Datos. Desde Inizia Data ofrecemos este servicio a todas las entidades, organizaciones y autónomos que lo necesiten o decidan nombrarlo voluntariamente.

FUNCIONES DEL DELEGADO DE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Asesorar al responsable del tratamiento y sus empleados sobre sus obligaciones en materia de protección de datos. El delegado de protección de datos adquiere una especial importancia en la realización del registro de actividades de tratamiento y la evaluación de riesgos e impacto. Por todo ello es esencial que el Delegado se pueda reunir con la dirección y con los responsables de cada área o departamento y analice las actuaciones que puedan afectar al tratamiento de datos de terceros.
  • Supervisar y velar por el cumplimiento normativo en la materia; abogando por que tanto el responsable como el personal a su cargo cumplan con todas las obligaciones que se desprenden de la legislación e implantando acciones correctoras en caso de ser necesario.
  • Actuar como punto de contacto y cooperar con la Agencia Española de Protección de Datos en cuestiones relacionadas con el tratamiento de datos personales.
  • Atender a los interesados y en concreto a la solicitud de derecho que pudiesen realizar.

CASOS EN LOS QUE ES OBLIGATORIO NOMBRAR UN DELEGADO DE PROTECCIÓN DE DATOS.

Según el Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD) es obligatorio:

  • Cuando el tratamiento lo lleve a cabo una autoridad u organismo público, excepto los tribunales que actúen en ejercicio de su función judicial.
  • Cuando las actividades principales del responsable o del encargado consistan en operaciones de tratamiento que, en razón de su naturaleza, alcance y/o fines, requieran una observación habitual y sistemática de interesados a gran escala.
  • Cuando las actividades principales del responsable o del encargado consistan en el tratamiento a gran escala de categorías especiales de datos personales.

La L.O. 3/2018 de Protección de Datos Personales especifica otros casos en los que será obligatorio:

  • En los colegios profesionales y sus consejos generales.
  • Los centros docentes que ofrezcan enseñanzas regladas, así como las Universidades públicas y privadas.
  • Las entidades que exploten redes y presten servicios de comunicaciones, cuando traten habitual y sistemáticamente datos personales a gran escala.
  • Los prestadores de servicios de la sociedad de la información cuando elaboren a gran escala perfiles de los usuarios del servicio.
  • Las entidades incluidas en el artículo 1 de la Ley 10/2014, de 26 de junio, de ordenación, supervisión y solvencia de entidades de crédito.
  • Los establecimientos financieros de crédito.
  • Las entidades aseguradoras y reaseguradoras.
  • Las empresas de servicios de inversión, reguladas por la legislación del Mercado de Valores.
  • Los distribuidores y comercializadores de energía eléctrica y los distribuidores y comercializadores de gas natural.
  • Las entidades responsables de ficheros comunes para la evaluación de la solvencia patrimonial y crédito o de los ficheros comunes para la gestión y prevención del fraude, prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo.
  • Las entidades que desarrollen actividades de publicidad y prospección comercial.
  • Los centros sanitarios legalmente obligados al mantenimiento de las historias clínicas de los pacientes.
  • Las entidades que tengan como uno de sus objetos la emisión de Informes comerciales que puedan referirse a personas físicas.
  • Los operadores que desarrollen la actividad de juego a través de canales electrónicos, informáticos, telemáticos e interactivos, conforme a la normativa de regulación del juego.
  • Las empresas de seguridad privada.
  • Las federaciones deportivas cuando traten datos de menores de edad.

REQUISITOS PARA EJERCER COMO DELEGADO DE PROTECCIÓN DE DATOS:

El Delegado de Protección de datos debe de cumplir al menos una de estas condiciones:

1

Poseer conocimientos en derecho y práctica en protección de datos.

2

Estar certificado como Delegado de Protección de Datos por una Entidad acreditada por ENAC y reconocida por la Agencia Española de Protección de Datos. Para ello es necesaria la acreditación de una determinada experiencia y formación previa la superación de un examen de certificación.